Historia

3

 

 Padre Hugo Cornelissen Dockx- Fundador de los CEVAS en Chile

“Sean siempre alegres”

Sus padres fueron: Emilio Cornelissen y Ana Dockx

En cuanto a su niñez se conoce poco, no obstante se sabe que vivenció las consecuencias que trajeron
consigo las guerras (luces y ruido de bombas).
Referente a su vida estudiantil, la efectuó en el colegio de la “Compañía de Jesús”, donde siempre demostró
una gran gratitud por la vida de muchos Santos, destacando la figura de San Juan Bosco, quien cala hondo
en su vida y pasa a ser su ejemplo que lo hizo vibrar constantemente.
Después de 10 años de estudios como salesiano, se ordena como sacerdote el 12 de abril de 1959 (a los
29 años de edad). A mediados de la década del 60, el Papa Pablo pide a los sacerdotes de Europa, servir
como misioneros en América Latina, donde el Padre Hugo siente que la solitud tocó profundamente su
corazón.

A fines de 1968 llega el Padre Hugo a Chile, específicamente a tierras
Magallánicas, su deseo de evangelizar, hizo que se dedicara al cien
por ciento a esta tarea. Al pasar el tiempo, el Padre Hugo se hizo la
siguiente interrogante:
“La soledad en que están inmersos los niños durante las tardes
de verano en Punta Arenas es preocupante, ¿Qué hacer?”

dfgsd

Es aquí donde recuerdóque en su tierra natal, se efectuaba una especie de campamentos de verano (CEVAS;
Centros de Vacaciones Solidarias) que duraban los dos meses del verano y lo realizaban en una especia de
parques donde llevaban muchos niños en buses (de los cuales él fue partícipe).

Le propone la idea a un joven sacerdote diocesano, Alejandro Goic,
párroco de Nuestra Señora de Fátima en Punta Arenas, quien se
entusiasma con la idea y se crea el primer y se crea por primera vez
un CEVAS en la ciudad de Punta Arenas en 1971, donde en esta

versión con 20 monitores atendieron de manera voluntaria a un
total de 300 niños, por lo que se vio que la experiencia fue tan
buena que se empezó a replicar en diversos lugares de la ciudad
la actividad. Gracias al Padre Hugo y a Monseñor Goic, los CEVAS
nacen y crecieron por Chile.

En novimbre de 1968, el Padre Hugo conoce al Padre Guido Bertolino (Salesiano, en su tiempo), con quien
entabla una gran amistad. El Padre Guido sale de la Congregación Salesiana en 1970 y motiva al Padre
Hugo para que lo ayude a formar una nueva comunidad religiosa, Los Misioneros de la
Transfiguración del Señor.

ElPadre Hugo se motiva y desea ser parte de este proyecto divino y
pide a sus superiores salirse de los Salesianos. Este es cuestionado
y hasta tratado de loco. Luego de muchos años de peripecias,
finalmente los superiores Salesianos lo autorizaron a dejar la
congregación y así fundar con el Padre Guido la rama masculina de
Los Misioneros de la Transfiguracióndel Señor. Esta nueva comunidad
es una obra de Cruz y de Gloria que invita a meditar en el Misterio de
la Transfiguración. Insta a escuchar a Dios y a trabajar sin descanso
por la salvación de las almas, para dar gloria a Dios.

El Padre Hugo, llega a Quilpué en 1980, y es aquí donde la experiencia CEVAS se empieza a replicar.

Por diversas circunstancias, el 13 de abril de 1985, el Padre Guido, el Padre Hugoy los formados de la obra
de la Transfiguración, llegan a Rinconada de Silva, específicamente a la; Parroquia Nuestra Señora del
Carmen, en San Felipe. Allí en enero de 1992, el Padre Hugo motivó a diversos jóvenes Transfiguristas que
inicien la experiencia CEVAS en la diócesis de San Felipe.

El Padre Hugo, fue un Sacerdote que en todo quiso imitar y reflejar a Jesús,
especialmente en el Sacramento de la Penitencia y de la Eucaristía.
Fue un gran promotor de vocaciones para la vida religiosa, gran devoto
de la Virgen, amigo y confesor, muy bueno para leer, escribir y soñar.

A través del Movimiento de las Pequeñas Alma, comprendió que para dejarse Transfigurar y así
transfigurar hay que hacerse pequeño. Además, fue asesor Nacional y Latinoamericano de este
movimiento, donde acercó y guio muchas almas a Dios, viajando de un lado a otro.

       El Padre Hugo hasta el final de sus días conservó su               alma         de niño;
         “Porque de los niños es el Reino de los Cielos”.                       Siempre sonriendo, irradiando una gran humildad y             manifestando una gran obediencia y entrega a la                   voluntad del Padre. Él             decía:
       “La santidad consiste en estar siempre alegres” 

                   Finalmente, el domingo 23 de agosto del 2009, junto a su rosario en mano y tras mirar varias veces un
                   crucifijo, rodeado de su comunidad religiosa, que rezaba junto a él. El Padre Hugo partió al cielo invadiendo
                   de paz a los que lo vieron partir.

Desde CEVAS Chile, se decide oficializar el 23 de agosto como fecha celebre para festejar el día nacional
del movimiento en honor a nuestro fundador. Año a año se destaca tan importante labor y legado que
encomendado por el Señor replico de tal manera que día a día, “CEVAS Chile va creciendo en unidad”